La Ptar, una necesidad para ‘frenar’ la contaminación al río Magdalena

Las Acciones que hacen la diferencia
octubre 22, 2019
Empresarios neivanos, una opción real para apoyar lo nuestro
octubre 24, 2019

La Ptar, una necesidad para ‘frenar’ la contaminación al río Magdalena

DCIM100MEDIADJI_0004.JPG

Actualmente se ha convertido en un requisito fundamental para cualquier municipio del país, solucionar el problema de los vertimientos de agua residuales que contaminan a sus fuentes hídricas, por medio de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar). En Neiva ya se está comenzando a hablar de este importante tema.

Las discusiones en torno a lo que podrá ser una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) en el municipio de Neiva, ha generado controversia y ‘resistencia’ entre las comunidades. No obstante, los beneficios que tendría son determinantes para dejar de contaminar nuestro río Magdalena por el vertimiento de aguas residuales.

Sobre este tema, Alan Ernesto Garrido Romero, ingeniero agrícola de la Universidad Surcolombiana y magíster en ingeniería ambiental, manifestó, desde su opinión profesional, que la Ciudad requiere de la construcción de una Ptar, no desconociendo las dificultades que pueden existir, especialmente los relacionados con el presupuesto.

“Lo que la Ciudad ha propuesto es un sistema de tratamiento con filtro percolador, es un sistema que también sirve para tratar las aguas residuales de manera biológica, que es una de las tantas formas en las que se puede tratar este problema de contaminación de forma económica y eficiente, pero debemos tener muy en cuenta los costos de operación y mantenimiento, y posteriormente presupuestarlos para que la planta sea exitosa en estos temas”, sostuvo Garrido Romero.

Así mismo, este ingeniero agrícola considera que este asunto, más que nunca, se debe implementar para dejar de generar impactos negativos en nuestro medio ambiente. “Hoy es una responsabilidad moral, ética y profesional de una ciudad tener el manejo adecuado de sus residuos. Es nuestra responsabilidad tratar nuestros desperdicios, aunque desafortunadamente la regulación en Colombia no exige una calidad de vertimiento, no exige una alta calidad de tratamiento para las aguas residuales domésticas, ahí radica el problema”, afirmó Alan Ernesto.

Casos destacados

Actualmente existen casos significativos sobre el funcionamiento de una Ptar en Colombia, las cuales cumplen unos estándares de calidad altos que se pueden tomar como referencia y de esta manera replicarlos en nuestro territorio. Este el caso de la Ptar Salitre de Bogotá, que tiene un sistema innovador que no utiliza químicos para el tratamiento del agua.

“Los procesos para tratar aguas residuales más comunes son los lodos activados, aquí en Colombia, por ejemplo, la Ptar Salitre posee un sistema químico asistido por un sistema de lodos activados, el cual no usa insumos químicos para tratamiento, convirtiéndose en un proceso totalmente biológico que usa microorganismos para degradar el contaminante orgánico y de esta forma producir agua de alta calidad. Así las cosas, la Ptar Salitre cumple con estándares de calidad superiores a los que actualmente exige la regulación colombiana, eso se puede tomar como referencia para Neiva”, aseveró Garrido Romero.

“Hoy es responsabilidad moral, ética y profesional de una ciudad tener el manejo adecuado de sus residuos”

Del mismo modo, este ingeniero agrícola expone que, a pesar que están en desarrollo, existen proyectos de innovación que se pueden llevar a cabo con la Ptar por medio de la producción de biogás, que puede ser incinerado como mezcla de agua con el fin de generar vapor y realizar la generación de energía a través de turbinas, y con ello producir esa energía eléctrica que puede ser también aprovechada para una ciudad o para la misma Ptar en sus procesos.

“Aunque hay pocos ejemplos en el mundo sobre casos de Ptar que son autosostenibles, puedo tomar como modelo a los procesos de biogás que están en desarrollo, por ejemplo, hay una Ptar en Alemania que genera biogás y lo emplea para tener energía que se distribuye dentro de la planta para cubrir más del 50% de demanda de su planta, así se puede tener esa autosostenibilidad que tanto se requiere”, aseguró el ingeniero agrícola.

Finalmente, Alan Ernesto reflexionó que la producción de biogás no es la única forma para aprovechar los beneficios que se obtienen de una Ptar, sino que se puede pensar mucho más allá y pensar que un proyecto de esta magnitud, es la oportunidad para reutilizar recursos que podrían tener un impacto positivo en nuestro entorno.

“En el mundo moderno las aguas residuales se tratan para producir energía y abonos. Por desgracia, en nuestro país las aguas residuales son un problema, cosa que no debería ser así. Por lo tanto, debemos comprender que tener una planta para tratar nuestras aguas residuales es la oportunidad para entender que una Ptar es una fuente de recursos que se pueden reutilizar para traer beneficios a nuestro territorio”, concluyó Garrido Romero.